8302 Spruce Street Manassas Va. 20111
Close
Manassass Va. 8302 Spruce Street Manassas Va. 20111

Aprendiendo a Depender de Cristo

Aprendiendo a Depender de Cristo

Fil. 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. 

Esta es una de esas promesas donde Dios garantiza cuidarnos y llenar todas nuestras necesidades, es como si Dios nos dijera: “no tienes nada de que preocuparte”, como cuando vemos a un niño recién nacido el cual depende enteramente de sus padres, él no se preocupa por nada, él sabe que su padre y su madre le darán todo lo que necesita para vivir. De la misma manera nosotros somos hijos de Dios, (Juan 1:12) dice: mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, así que usted y yo somos el pueblo de Dios, somos un pueblo especial y como hijos tenemos un futuro glorioso en Dios. 

Debemos tener presente este pensamiento; – como hijos de Dios el cuidara de nosotros. El apóstol Pablo escribió su carta a los filipenses desde la prisión donde estaba encadenado, y aunque era ciudadano romano, estaba sufriendo muy grande aflicción por el bien del evangelio y tenía una gran necesidad de comida, ropa y amigos, sin embargo, Pablo no se quejaba; de hecho, mas bien se regocijaba en el Señor.

Un día su hermano en Cristo Epafrodito viene desde Filipos, a quien Pablo llamó su hermano, soldado y compañero ministro, estaba visitando a Pablo en la prisión, trayendo con él un informe de lo que estaba aconteciendo en la iglesia. Pablo nos dice que esta fue la única iglesia que lo había apoyado económicamente. Era una iglesia muy pobre, como leemos en 2Corintios 8, esta iglesia envió ayuda a Pablo una y otra vez a lo largo de su ministerio.

Cuando Pablo recibió ese informe, no tenía nada que dar materialmente a la iglesia de Filipo, así que les escribió esta promesa, diciéndoles cómo Dios supliría todas sus necesidades conforme a sus riquezas en gloria. Y que es lo que vemos en este pasaje: Al gran proveedor ¿Quién es el proveedor? Pablo dice: “Y mi Dios. . . . “

Y lo Primero, que debemos decir es que esta promesa no se hace a todas las personas religiosas, hoy existe una idea popular que dice que las tres religiones monoteístas el cristianismo, el judaísmo y el islam, todas sirven al mismo Dios, pero esa idea no es correcta, si bien es cierto que todas creen que hay un solo Dios, pero tanto el judaísmo como el islam no ven a Cristo como Dios, y aun dentro del cristianismo donde esta muy generalizado la frase, existen muchas ramas donde no ven a Jesucristo como Dios, por eso Pablo usa la frase mi Dios. 

Esto nos lleva a pensar que esta promesa de bendición es solo para aquellos que están en Jesucristo, que le reconocen como Dios y Señor, es para aquellos que adoran y sirven al único Dios vivo y verdadero, sin quejas ni contiendas, al único Dios de la gloria, el Creador de los confines de la tierra, el Dios infinito, El es el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Este Dios no era ajeno al apóstol Pablo, Este Dios no lo bendeciría ni lo mantendría a menos que lo llame “mi Dios”, y que viviera una vida adorando y sirviéndole todos los días de su vida.

¿Pero como un Dios como el de Pablo se convierte en nuestro Dios y Padre celestial? Por nuestro arrepentimiento y fe. Tu y yo debemos creer en este gran Dios confiando en su Hijo, Jesucristo. Cristo es el mediador para llegar al Padre, el fue quien murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación.

Él no es el Dios de los musulmanes ni los que practican el judaísmo, porque no confían en Jesucristo, lo rechazan y lo desprecian, y lo ven en un grado de inferioridad al Dios verdadero, pero él es mi Dios dice Pablo, y quien nos ha llamado desde la eternidad, nos dio existencia y nos llamó a su reino, perdonando todos nuestros pecados y nos justificó.

Y la biblia dice que Él nos ama y por eso dio a su Hijo como un sacrificio expiatorio por nuestra salvación completa y eterna. Él es nuestro Dios y nosotros somos de Él, y porque somos de Él, Él suplirá todas mis necesidades conforme a sus riquezas en gloria, en Cristo todas nuestras necesidades están cubiertas si tan solo le recibes como tu Salvador.

Live a Reply

Live Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *