8302 Spruce Street Manassas Va. 20111
Close
Manassass Va. 8302 Spruce Street Manassas Va. 20111

La Biblia es Nuestra Guia

La Biblia es Nuestra Guia

Todos los que somos creyentes genuinos entendemos que la escritura es nuestra guía. En ella encontramos un sin número de promesas y exhortaciones que nos dicen cómo debemos de conducirnos en esta vida.

Esas promesas son un regalo precioso de parte de Dios para los hombres. El apóstol Pablo le dice a Timoteo: “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.”

(2Tim. 3:16) Meditemos en los siguientes puntos:

1. La Escritura es útil
Pablo afirma que la escritura es: útil, es decir es muy provechosa y de gran beneficio. Dios la dió para la enseñanza del hombre, es por medio de ella que nosotros conocemos quién es Dios y cómo es Dios. Nos enseña también acerca de nuestro comienzo, el significado de la vida y el fin de todas las cosas. Ellas revelan verdad, nos dan los principios y reglas para vivir una vida que agrade a Dios.

Los filósofos y maestros de nuestros tiempos son ambiciosos y a menudo hacen demostraciones conmovedoras al hablar, pero la escritura tiene un orden propio. La escritura tiene una hermosa precisión y una certeza que sobrepasa a todos los filósofos, porque es el Espíritu Santo hablándonos a través de ella. La Biblia nos habla directamente de una manera comprensible.

2. La Escritura redargülle
Además de enseñarnos también nos redargülle, esto quiere decir que nos convence del error. Somos reprendidos cuando desobedecemos la voluntad de Dios. Nos corrige, todos en algún momento de nuestra vida nos hemos equivocado. Cuándo nuestros hijos nos desobedecen, como padres estamos prestos a corregirlos. Así es nuestro Dios, quién también es nuestro Padre; nos disciplina por medio de su Palabra.

3. La Escritura instruye
La Biblia nos instruye, esa instrucción es el proceso por el cuál somos moldeados hasta llegar a la madurez. Ellas nos cambian del pecado a la santidad, de la incredulidad a la fé y de una vida de maldad a una vida que glorifica a Dios. Esa verdad nos transforma.

Por último, debemos preguntarnos ¿qué o quién dirige nuestras vidas? Con toda honestidad respondámonos a esta pregunta, si encontramos que no es el Señor por medio de su palabra quien no dirige, debemos entonces volvernos en arrepentimiento y fe a Cristo Jesús. Más si no encontramos siendo guiados por la bendita palabra cuidemos de no apartados y continuar firmes en su Palabra.

Live a Reply

Live Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *